28/03/17

Aviones Verdes

¿Se puede volar y reducir la huella de carbono al mismo tiempo?

¿Sabes cuánto dióxido de carbono (CO2) emite un avión por cada viaje que realiza? Las aeronaves son magníficas obras de ingeniería y estética. Físicamente son muy atractivas, vuelan a velocidades inimaginables y los pasajeros pueden ir cómodamente atendidos. Sin embargo, detrás de sus vuelos dejan estelas de gases que son producto de la contaminación del combustible que gastan sus motores.

Supongamos que haces un vuelo de la Ciudad de México a París. ¿Cuántos kilogramos de CO2 crees que produce este avión en la atmósfera? Si solamente vas de ida, emite cerca de 3,399 kg de CO2 (en un trayecto de 9,211 km). Ahora, si este mismo vuelo lo haces de ida y vuelta, el CO2 que expulsan las aeronaves donde viajas es de 6,798 kg. ¡Increíble!, ¿cierto?

De acuerdo con la fundación alemana Nature Fund, “los aviones emiten sustancias perjudiciales para el clima y el medio ambiente en los estratos más altos de la atmósfera, y tienen así una influencia mucho más grande en el clima que la que tendría una emisión de CO2 cerca del suelo”.

 

Emisiones de CO2 serán limitadas

¿Cuál es el reto de la industria aérea en la actualidad? Uno de los principales objetivos es un recorte del 50% en las emisiones de CO2 para el año 2050. La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), recientemente logró que la mayoría de los países miembros alcancen un primer acuerdo internacional para la reducción de emisiones de estos gases en la aviación.

En un plazo de seis años de negociaciones, el Acuerdo Internacional para la Reducción de Emisiones de CO2 en la Aviación (CORSIA en sus siglas en inglés), elaboró un paquete de medidas para mitigar las emisiones, éstas incluyen mejoras y avances técnicos, operativos en la producción y de uso de combustibles sostenibles alternativos.

El paquete estándar, que entrará en vigor a partir de 2020 (aunque empezará a implantarse en 2021 y se extenderá, inicialmente, hasta 2035), se asegurará de que las emisiones de CO2 de los nuevos aviones cumplan con un nivel esencial de referencia: una emisión máxima de combustible por kilómetro de vuelo que no debe superarse.

 

 

Primer sistema de reducción de carbono

Durante la 39 Asamblea de la OACI, que se llevó a cabo el 5 de octubre de 2016 en Montreal, Canadá, Airbus celebró un acuerdo industrial que consiste en el primer sistema de reducción y compensación de emisiones de carbono para la aviación internacional, un pilar fundamental de la industria de la aviación para abordar el cambio climático, junto a la innovación tecnológica (combustibles sostenibles), operaciones más eficientes y la mejora de las infraestructuras.

“Airbus apoya el plan de acción de la industria para abordar el cambio climático en toda su extensión. Para ello, ofrece los aviones más ecoeficientes, colabora en la mejora de la gestión del tráfico aéreo y de las operaciones aeronáuticas y contribuye a la expansión de los combustibles alternativos”, señaló Fabrice Brégier, presidente y CEO de Airbus.

 

 

Eco iniciativas que cambian el vuelo

¿De qué manera Airbus ha logrado reducir las emisiones de CO2 en la manufactura diaria de sus plantas? La compañía líder en innovación sostiene que se debe a la implementación de soluciones novedosas que incluyen sistemas de ventilación optimizados, como paneles solares, tuberías para proveer calefacción geotérmica y boilers de biomasa.

Airbus, además de ser pionera en el uso de materiales compuestos y otros materiales avanzados en diseño y fabricación de aviones; promueve una amplia gama de tecnologías que tienen importantes beneficios ambientales, incluyendo el uso de pilas de combustible para alimentar la cabina y los sistemas de un avión de pasajeros. Tales células de combustible producen electricidad de una manera más limpia y eficiente que los motores de combustión.

 

Soluciones con sentido ambiental

Otra logro de reducción y compensación de carbono en sus aviones, fue el primer vuelo con biocombustible que realizaron la compañía Airbus junto con la aerolínea mexicana Interjet, en marzo de 2011, convirtiéndose en líderes de la aviación internacional en el uso de energías sustentables.

El vuelo se realizó en un Airbus A320 cargado con 30% de biocombustible derivado de jatrofa, una planta oleífera cosechada en Chiapas (sureste mexicano), que cuenta con múltiples usos, desde la cestería entre los seri de Sonora (norte mexicano) hasta los procesos de teñido de pieles. Se emplea en la producción de biocombustible en México, Filipinas y Brasil. En 2007, Goldman Sachs lo nombró como una buena opción para producir biodiesel en el futuro.

 

Opciones verdes a tu medida

Si tienes una empresa dedicada al sector aeroespacial en México y buscas mejorar tus procesos con soluciones verdes, la Unión Europea puede ayudarte con un fondo de €50 mil y €220 mil asignado a gastos de asistencia. Reúnete con representantes de empresas líderes en tecnologías verdes durante el 6to Encuentro de Negocios Low Carbon Business Action en México, del 28 al 30 de marzo de 2017.